¿Ya estás haciendo El Acting de comportarte y visualizar como si ya tuvieras lo que pediste? Entonces ahora vamos a hacer espacio para que tu deseo pueda llegar y que además, en vez de rebotar y escaparse, tenga una plaza en la cual quedarse.

Como si fueras el dueño de un hotel, primero tenés que tener un canal abierto para que los clientes lleguen… pero también tenés que tener las habitaciones limpias y preparadas para que los huéspedes puedan quedarse.

       Como comentaba en el post de Saltos Cuánticos, todo es energía, lo que significa que TODO lo material que tenés a tu alrededor también lo es. Y OCUPA ESPACIO. Si hay cosas que “están sobrando” están ocupando DOBLE LUGAR, es como si hipotéticamente lo que está excedido en cada espacio de tu casa, tu oficina, tu habitación, a la vez también está ocupando un lugar en tu mente, -o sobre tu espalda-.

Nos suele pasar a veces, que somos un poco rehacios a explorar los sentimientos, las ideas, lo que nos duele adentro o lo que nos cuesta asimilar… la mochila que llevamos con recuerdos del pasado y la forma en que nos relacionamos con lo que sucede en el momento presente. La mente humana es como una caja de Pandora, a la que a veces no nos atrevemos a entrar directamente por temor a lo qu podamos encontrar… entonces, podemos intervenir a través del *diagnóstico, observación y movimiento* de lo que hay alrededor, en lo material que tenemos dando vueltas afuera, que no es más que UN REFLEJO, UNA MUESTRA PROYECTADA DE LO QUE SUCEDE ADENTRO.

Una especie de “Dime cómo está ordenada tu casa y te diré quién eres”.

       Repasemos: ¿Cuál era tu pedido/deseo? ¿En qué condiciones están los canales para que llegue? ¿Y el espacio para que pueda quedarse? Por ejemplo, si lo que querías era 5mil pesos en efectivo, o un nuevo cliente… ¿cómo está tu cartera, tu escritorio, tu oficina? ¿Tenés tiempo reservado en la agenda para recibir a esa persona? ¿Tenés lugar en la billetera? O los billetes están chocando cabeza con torso y rebosa de papelitos, tickets y boletas extra.

En ocasiones, las personas tenemos a pensar aproximadamente así: “cuando reciba dinero, voy a limpiar la billetera”, pero funciona a la inversa… primero hay que preparar el espacio, generar el vacío y después llega. Así como el útero femenino que TODOS LOS MESES prepara el cuerpo lúteo para recibir a un eventual bebé… no espera a que el óvulo fecunde para generar la esponja, la tiene lista antes de que suceda. Es un proceso NATURAL.

Entonces, es momento de: diagnosticar, observar y ¡limpiar!

DEPURÁ. Sacá lo que ya no sirve, o que todavía sirve pero ya no usás (no lo dejes para algún día, ni aunque esté sin uso). Soltalo, desprendete, liberate… y hacé espacio para lo nuevo que estás esperando. Porque la vida es demasiado linda para para tener que estar ocupándose una y otra vez de atender cosas que no tienen sentido. ¡Hay que deshacerse ahora! Para divertirse y disfrutar de lo demás, lo que sí te gusta, lo que sí apreciás, lo que sí te hace feliz.

Acordate de que no sólo vas a despejar lo físico, sino que también vas a liberar tu mente y tu espalda de esas cosas que estaban sobrando. No es necesario que vayas y saques 17 bolsas de consorcio como hice la primera vez que “depuré”, en la casa que antes alquilaba (o si?); podés empezar con algo más chico como tu cartera o bolso de todos los días.

♥ ¿Cómo está tu espacio físico habitual?

♥ ¿Cómo te gustaría tenerlo?

♥ ¿Qué vas a depurar?

Contame en los comentarios. Y también podés sacarl fotos de antes y después para curiosear la diferencia.

Mientras tanto nos vemos adentro de La Magia! para compartir más tips.

Cariños y mucho brillo…

 

Fabiana 🙂
Suscribite a la lista

Suscribite a la lista

y vas a recibir estrategias clave para dejar de padecer tu rutina laboral y comenzar a vivir una vida plenamente feliz.

¡Gracias! Tu suscripción fue exitosa. Verificá tu casilla de correo.

Suscribite a la lista

y vas a recibir estrategias clave para dejar de padecer tu rutina laboral y comenzar a vivir una vida plenamente feliz.

¡Gracias! Tu suscripción fue exitosa! Verificá tu casilla de correo.